El papel de las verduras crucíferas en la prevención del cáncer

Son muchos los estudios publicados sobre la relación probada entre la alimentación y el cáncer, y más concretamente entre las verduras crucíferas y la prevención del cáncer.

El NIH (National Institutes of Health) considera como verduras crucíferas o de hoja verde a la rúcula, el brócoli, la col de Bruselas, la col/repollo, la coliflor, el rábano, el nabo, el berro y el wasabi. Estas plantas son ricas en fibra, minerales, vitaminas (de los grupos C, E y K) y otros nutrientes como los betacarotenos y los folatos; pero además, contienen glucosinolatos, compuestos formados por azufre (responsable del olor tan característico que desprenden durante su cocinado). Los glucosinolatos al ser digeridos, producen índoles e isotiocianatos, sustancias con un gran poder anticancerígeno1.

El fundamento de su efecto antineoplásico es que estas sustancias inducen enzimas detoxificantes, inhiben enzimas encargadas de la activación de ciertos agentes carcinógenos y suprimen el crecimiento celular en las primeras fases del desarrollo tumoral2.

Hasta el momento, los estudios realizados en seres humanos han demostrado el efecto protector de las verduras crucíferas en 4 tipos de cáncer: colorrectal, de mama, de próstata y de pulmón1.

Gráfico 1. Verduras crucíferas (web Pixabay)

Por consiguiente, como afirma Espantoso M en su artículo, resulta mucho más saludable llevar una dieta variada y equilibrada rica en este tipo de verduras, protectoras contra al cáncer; que una dieta rica en carne roja, embutidos, productos curados, procesados, bollería industrial, bebidas azucaradas, alcohol y sal; alimentos con un considerable contenido en sustancias promotoras de la oncogénesis3.

En definitiva, con el fin de mejorar la salud, debemos incluir en nuestra dieta habitual las verduras de hoja verde, por su importante valor nutricional y por su elevado contenido en sustancias bioactivas para la salud, con una gran influencia en la prevención del cáncer y por lo tanto en la calidad de vida4.

  1. National Institutes of Health. Plantas crucíferas y la prevención del cáncer [Internet]. EE.UU.: NIH; [actualizado 7 de Junio de 2012; acceso 15 de Noviembre de 2017]. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/dieta/hoja-informativa-plantas-cruciferas
  2. Casimiro C. Factores etiopatogénicos en el cáncer colorrectal. Aspectos nutricionales y

de estilo de vida (segunda de dos partes). Nutr Hosp [Internet]; 2002 [acceso 13 de Noviembre de 2017]; 17 (3): 128-138. Disponible en: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/3316.pdf

  1. Espantoso M. El rol de la nutrición en la etiología del cáncer. ReNut [Internet]; 2011 [acceso 14 de Noviembre de 2017]; 5 (18): 921-929. Disponible en: http://www.iidenut.org/pdf_revista_tec_libre/Renut%2018/Renut%2018%20(2011)%203%20El%20rol%20de%20la%20nutricion%20en%20la%20etiologia%20del%20cancer.pdf
  2. Pedreros Hernández N. Beneficios de las verduras crucíferas para la salud humana. Universidad Nacional de Colombia [acceso 15 de Noviembre de 2017]. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Nicolas_Pedreros/publication/316273005_Beneficios_del_consumo_de_cruciferas_en_la_salud_humana_-_Benefits_of_Cruciferous_vegetables_consumption_on_human_health/links/58f847730f7e9bfcf93c10bf/Beneficios-del-consumo-de-cruciferas-en-la-salud-humana-Benefits-of-Cruciferous-vegetables-consumption-on-human-health.pdf

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *