edulcorantes (web Pixabay

Los edulcorantes y sus efectos en la salud

Hoy en día sabemos que el consumo de edulcorantes, azúcar y productos azucarados en exceso resulta perjudicial para nuestro organismo, y que el impacto negativo que supone para nuestra salud ha sido probado por la ciencia.

A consecuencia de ello, en los últimos tiempos ha crecido el uso de sustitutos del azúcar o edulcorantes, sustancias endulzantes sin los efectos dañinos del azúcar.

Pero, ¿cuáles son sus efectos sobre el organismo?

Según García-Almeida J.M. y colaboradores, en su artículo Una visión global y actual de los edulcorantes; una sustancia edulcorante es “aquel aditivo alimentario que es capaz de mimetizar el efecto dulce del azúcar y que, habitualmente, aporta menor energía. Algunos de ellos son extractos naturales mientras que otros son sintéticos”. Así, los autores clasifican estas sustancias en:

  • Edulcorantes calóricos naturales. Ejemplos: miel, jarabe de arce, azúcares de coco y palma y jarabe de sorgo.
  • Edulcorantes calóricos artificiales: jarabe de maíz, caramelo, sorbitol, xilitol, manitol.
  • Edulcorantes acalóricos naturales: Stevia, Luo Han Guo, taumatina, pentadina.
  • Edulcorantes acalóricos artificiales: sacarina, aspartamo, sucralosa, ciclamato.

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013001000003

En cuanto a los efectos que producen en la salud, los autores Samuel Durán A. y colaboradores en su publicación, explican que a pesar de que se han desarrollado numerosos estudios acerca de la asociación entre el consumo de edulcorantes y la aparición de cáncer; las conclusiones no son muchas hasta el momento, ya que la mayoría de los estudios experimentales han sido realizados con animales y los realizados con humanos, han sido sobre la ingesta de edulcorantes en general, sin delimitar su consumo a un solo tipo, por lo que resulta muy difícil atribuir los resultados a una sola sustancia edulcorante en concreto.

Por otro lado, en su trabajo también hablan de que algunos edulcorantes acalóricos, como la sucralosa, pueden ayudar al manejo del peso corporal; ya que no provocan variaciones en la glucosa sanguínea y como consecuencia, no se produce liberación de insulina. Además, la sensación de saciedad que producen es comparable a la de otros edulcorantes calóricos. Un ejemplo es la stevia, que tampoco aumenta la cantidad de glucosa plasmática.

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0717-75182013000300014&script=sci_arttext&tlng=pt

No obstante, la revista Nature publicó en 2014 un artículo acerca de los riesgos derivados del consumo de edulcorantes artificiales. En la publicación, el autor exponía que existe cierta relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el riesgo de desarrollar intolerancia a la glucosa (preámbulo de la Diabetes Mellitus); pero que la investigación únicamente se había llevado a cabo con ratones, por lo que por el momento y a la espera de más estudios, no se pueden extrapolar las conclusiones a la raza humana.

http://www.elmundo.es/salud/2014/09/17/5419b00ce2704efc4e8b4582.html

Así, en Julio de este mismo año ha tenido lugar el primer Consenso Iberoamericano sobre edulcorantes, en el cual se ha aprobado el uso de los edulcorantes acalóricos como medida dietética y organismos internacionales como la FDA, la EFSA y la OMS han garantizado la seguridad de su consumo. Simulan el poder endulzante de los azúcares sin apenas aportar calorías, por lo que se recomienda su uso en el control de peso. Además; en dicho Consenso, se ha definido también su acción anticariogénica, que favorece la salud bucal.

https://www.efesalud.com/revista-cientifica-nutrients-publica-consenso-iberoamericano-edulcorantes/

 

Lucía Pérez Rodríguez
Nutricionista Método Tándem

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *