Mural mascando chicle (web Pixabay)

¿Es recomendable masticar chicle?

Uno de los errores alimentarios que más solemos cometer, es el de comer entre las comidas principales; y el error se agrava aún más, sobre todo cuando lo que “picamos” no son alimentos del todo saludables y adecuados para ese momento. Esto suele suceder porque nos sentimos con hambre o con sensación de ansiedad por comer algo. Pues bien, en los últimos tiempos, multitud de organismos de la nutrición humana han apostado por el chicle como medida para paliar este hecho.

 

Uso del chicle como medida dietética

Respecto al uso del chicle como medida dietética, la Sociedad Chilena de Obesidad (SOCHOB) se posiciona: reduce esa sensación de ansiedad por comer, limita la ingesta calórica, supone un gasto calórico medio de 11 Kcal por hora, estimula la salivación (mantiene la boca húmeda) y disminuye la acidez del estómago. Es importante señalar que para que sus efectos sean así de positivos y no se vuelvan perjudiciales para la salud, el chicle debe ser libre en azúcares, para evitar la aparición de caries entre otros eventos nocivos; y se debe consumir con moderación sin que se convierta en una adicción.

http://www.sochob.cl/web/el-chicle-puede-ayudarte-a-adelgazar-y-a-reducir-la-ansiedad/

Caminar masticando chicle

La universidad de Waseda de Tokio (Japón), en el Congreso Europeo de Obesidad, presentó un estudio sobre el ejercicio de caminar masticando chicle que demostró en ambos sexos que masticar chicle durante el recorrido ejercía efectos positivos sobre los cambios en la frecuencia cardíaca relacionados con la actividad física y sobre el gasto energético, ya que los que tomaban chicle quemaban más calorías que los que no lo hacían.

http://www.eslang.es/conocer/masticar-chicle-y-caminar-una-combinacion-para-perder-peso_20180528-n.html

Masticar chicle estimula la salivación

Otros efectos derivados del consumo de chicle, según Colgate, son que por un lado estimula la salivación, mejorando el proceso de masticación y deglución de los alimentos; y por otro lado, su efecto protector, ya que al masticar chicle sin azúcar se neutralizan los compuestos ácidos presentes en la boca reduciéndose el pH bucal (lo que reduce la incidencia de caries) y además se eliminan posibles restos de comida. También mejora la halitosis.

https://www.colgate.com/es-ve/oral-health/conditions/cavities/saliva-and-chewing-gum-the-benefits-to-oral-health

 

De esta manera, podemos decir que masticar chicle es recomendable, tanto por sus efectos sobre la higiene y salud bucal como por sus efectos dietéticos, pero siempre teniendo en cuenta que debe ser de forma esporádica, no compulsiva y libres de azúcares.

 

Lucía Pérez Rodríguez
Nutricionista Método Tandem

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *