Sobrepeso, obesidad y cáncer

El vínculo entre sobrepeso, obesidad y cáncer se conoce desde hace años. Los oncólogos llevan años advirtiendo  que el desarrollo de tumores tan comunes como el de mama o el de colon está directamente relacionado con la acumulación de grasa y los kilos de más de nuestro organismo.

Ahora la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer) ha encontrado “suficiente evidencia científica” para culpar a la grasa corporal y a los kilos de más de la aparición de estos tumores y mantiene otros, que ya se conocían, como el de mama en mujeres que han superado la menopausia, de colon, esófago, riñón, útero y endometrio. No solo indica su papel como promotor, sino que asegura que hay datos suficientes para afirmar que eliminar el exceso de grasa corporal es un factor protector frente al cáncer.

La agencia de la OMS (Organización Mundial de la Salud) también confirma que las dietas con restricción de calorías disminuyen el riesgo de cáncer. “Uno de los aspectos más llamativos de este informe es que se reconoce que mantener un peso correcto es un factor reductor del riesgo de cáncer”, opina Pedro Pérez Segura, coordinador del grupo de prevención de la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom).
Desde esta sociedad científica se lleva tiempo trabajando en este círculo pernicioso de obesidad y cáncer. “Sabemos que los kilos de más y la grasa favorecen la aparición de tumores. Los pacientes obesos tienen una peor tolerancia a los tratamientos oncológicos y más posibilidades de recaer o de sufrir un segundo tumor”, indica este oncólogo.

Importa la grasa corporal, especialmente la que se acumula en el tronco, y los kilos de más. “Sin tabaco y sin sobrepeso podríamos reducir en un 45% el cáncer en el mundo”.
El director del IARC, Christopher Wild, cree que este nuevo informe debe animar a la población a “encontrar formas efectivas, tanto a nivel individual como social” para aplicar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud respecto a los hábitos alimentarios y al ejercicio físico si se quiere combatir el cáncer y otras enfermedades no contagiosas.

El cancer es una enfermedad de los genes, los cuales son vulnerables a la mutación, en especial durante la larga vida humana. Las pruebas han demostrado que solo una pequeña proporción de cánceres son hereditarios y que es más importante la influencia de los factores ambientales. Incluyen el hábito de fumar y otros usos del tabaco; los agentes infecciosos, la radiación, los productos químicos industriales y la contaminación, los medicamentos, y también muchos aspectos relacionados con los alimentos, la nutrición, la actividad física y la composición corporal.

El mantenimiento de un peso saludable a lo largo de toda la vida puede ser una de las formas más importantes de protegerse del cancer.

Dra. Rodríguez Bertos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *