salsa de soja

Salsa de soja sin soja

Mientras cocinamos nuestra Salsa de soja sin soja…

 

Esta salsa nos sirve exactamente para los mismos usos que la salsa de soja, si no queremos o no podemos usar soja. Y nos sirve para hacer nuestros “sofritos” Tándem.

Necesitamos:

  • caldo de verduras Tándem. Unos 200 ml (según la cantidad que quieras hacer la salsa)
  • jenjibre en polvo.
  • ajo picado o ajo en polvo.
  • pimienta blanca
  • vinagre de Módena sin azúcar (o cualquier otro vinagre permitido).
  • un par de cucharaditas de stevia.
  • agua.
  • sal. (Si el caldo llevaba sal quizás no la necesites).

Salsa de soja sin soja. Ponemos en un cazo el caldo de verduras y lo llevamos a ebullición. Una vez hirviendo añadimos las especias y el vinagre y dejamos a fuego lento que vaya evaporando. Cuanto más evapore: más espesa y con un color más tostado la consigues.

Cuando ya va espesando hay que ir haciéndolo a fuego muy lento y sin parar de mover para que no se nos queme.

Al final añadimos agua para dejarla con la consistencia que queramos, llevamos un momento de nuevo a ebullición y apagamos el fuego.

Al no llevar conservantes la debemos guardar en el frigorífico siempre. Una cosa buena es que si hemos hecho demasiada, la podemos congelar en botecitos y tenerla siempre lista para usar.

 

Dra. Pérez de Isla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *