alimentos con fibra

La fibra dietética

Desde hace algunos años, bien establecida es la relación entre salud y consumo de fibra. Es decir, sabemos que los profesionales de la Nutrición recomiendan su ingesta, pero no sabemos con certeza el impacto de su ingesta sobre el cuerpo humano. A continuación vamos a descubrir qué se entiende por fibra y sus efectos en nuestro organismo.

Escudero Álvarez E. y González Sánchez P. en su artículo sobre la fibra dietética citan la definición que la American Association of Cereal Chemist hacen sobre la misma en 2001: “la fibra dietética es la parte comestible de las plantas o hidratos de carbono análogos que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado, con fermentación completa o parcial en el intestino grueso. La fibra dietética incluye polisacáridos, oligosacáridos, lignina y sustancias asociadas de la planta. Las fibras dietéticas promueven efectos beneficiosos fisiológicos como el laxante, y/o atenúa los niveles de colesterol en sangre y/o atenúa la glucosa en sangre”.

Tipos de fibra dietética

Sin embargo, es necesario recalcar que hay dos tipos distintos de fibra dietética de acuerdo a la solubilidad que presenten en agua: fibra soluble e insoluble. Los autores Matos-Chamorro A. y Chambilla-Mamani E., en su trabajo, describen claramente las diferencias entre ambas. La fibra soluble, que se encuentra sobre todo en frutas y algas marinas, basa su efecto en la formación de un gel viscoso (al disolverse en el medio acuoso del tracto intestinal) que enlentece el vaciado gástrico; y que como consecuencia ejerce poder saciante y mejora la digestión y la absorción de nutrientes. Mientras que la fibra insoluble, presente en verduras, cereales y leguminosas; al retener líquido, lo que hace es aumentar el volumen de las heces hasta 20 veces, mejorando trastornos intestinales como el estreñimiento.

Beneficios

En cuanto a los beneficios que aporta una dieta rica en fibra, el ILSI Europe (International Life Sciences Institute) mantiene que contribuye a la prevención de trastornos intestinales como el estreñimiento, la diverticulitis y el cáncer de colon y recto; así como de enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye la cantidad de colesterol y triglicéridos en sangre. Por otro lado; al reducir la respuesta glicémica, reduce el riesgo de padecer Diabetes Mellitus tipo 2. De igual forma, gracias a su efecto saciante, la ingesta de fibra se asocia con la pérdida de peso.

Así; la AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) recomienda consumir de 16 a 24 gramos de fibra al día y establece, que dicha cantidad está asegurada con una dieta rica en alimentos de origen vegetal.

Lucía Pérez Rodríguez

 

ARTÍCULOS

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112006000500007&script=sci_arttext&tlng=en

http://revistascientificas.upeu.edu.pe/index.php/ri_alimentos/article/view/362/370

http://ilsi.eu/wp-content/uploads/sites/3/2016/06/CM_fibre_Spanish.pdf

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/evaluacion_riesgos/informes_comite/OBJETIVOS_NAOS.pdf

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *