alimentos ricos en colesterol

El colesterol y la salud

Pese a que el colesterol es una sustancia comúnmente conocida, el impacto que supone un desequilibrio de sus niveles sanguíneos no es tan popular. Sin ninguna duda, y según ilustran Zárate A. y colaboradores en su artículo, su exceso es sinónimo de riesgo para la salud; ya que va de la mano del sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares. Por ello es necesario que conozcamos su función y las posibles alteraciones que puede provocar la elevación del colesterol en sangre.

La Fundación Española del Corazón define el colesterol como “una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo”. Es decir, que en realidad se trata de un componente necesario; ya que interviene en la formación de la bilis, es una fuente de vitamina D (se convierte en vitamina a través de los rayos del sol) y es imprescindible para la síntesis de hormonas tiroideas y sexuales. Sin embargo; este organismo oficial también distingue entre dos tipos de colesterol: el bueno y el malo. El “colesterol bueno” o HDL transporta el exceso de colesterol total al hígado para ser eliminado; mientras que el “colesterol malo” o LDL se deposita en la pared de las arterias formando placas de ateroma, que progresivamente estrechan el vaso y como consecuencia aumentan el riesgo de sufrir un accidente vascular como el infarto de miocardio.

Según un artículo de revisión publicado por la Federación Argentina de Cardiología en 2008 sobre el colesterol HDL y su papel en la ateroesclerosis; se ha conseguido demostrar firmemente que la disminución de los niveles en sangre de colesterol LDL supone una estrategia válida para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular; y de igual forma, que unos niveles bajos de colesterol HDL aumentan el riesgo de sufrirla.

Pero, ¿cómo podemos controlarlo?. La American Heart Association nos da una serie de pautas como reducir el consumo de alimentos ricos en grasas transy saturadas (carnes rojas, dulces, hígado, marisco, queso, lácteos enteros y grasas sólidas como la manteca), practicar ejercicio aeróbico de 3 a 4 veces por semana, aumentar el consumo de pescado, frutas, vegetales y nueces y mantener un peso saludable.

Lo más importante es que seamos nosotros mismos los que controlemos nuestra alimentación, pilar fundamental de nuestra salud; ya que si reducimos los riesgos evitables, como el exceso de colesterol, podremos cuidarnos de posibles enfermedades en el futuro.

 

Lucía Pérez Rodríguez

 

ARTÍCULOS

  1. http://www.redalyc.org/pdf/4577/457745493001.pdf
  2. http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html
  3. http://www.fac.org.ar/1/revista/08v37n2/art_revis/revis01/garcia_santos.pdf
  4. http://es.heart.org/dheart/HEARTORG/Conditions/What-Are-High-Blood-Cholesterol-and-Triglycerides_UCM_430966_Article.jsp#.WniTdajibIU

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *